El lugar del sol recto

MAIO ALVEAR
0.002222 S 78.455833 O

 

En 1736 inició la Misión Geodésica Francesa con el objetivo de determinar la longitud de un ángulo de meridiano a partir del cual se podría determinar la forma de la tierra. Como parte de aquella expedición se dibujó y se definió el posicionamiento de la línea ecuatorial. A pesar del éxito en la medición, los astrónomos involucrados en la expedición no contaron con la posibilidad de encontrarse con mecanismos geográficos sofisticados, desarrollados localmente, cientos de años antes de su viaje. Mientras realizaban sus mediciones, hallaron un grupo de ruinas cercanas al lugar donde los astrónomos pensaron cruzaba el equinoccio. Sus cálculos sirvieron para probar que el mundo era esférico y no alargado hacia los polos, pero erraron con la ubicación de la línea ecuatorial por más de 300 metros. Las ruinas halladas entre 1736–1737 están situadas en plena latitud 0, en el lugar exacto donde cruza la línea ecuatorial. En 1935, el gobierno Ecuatoriano construyó un monumento en honor a la expedición francesa, en el lugar que ésta estableció como la mitad de la tierra. En 1972 aquel monumento fue reemplazado por otro monumento en el mismo lugar, pese a que entonces ya se podía determinar cuál era el lugar correcto con tecnología GPS. Este nuevo monumento es veinte metros más alto que el anterior y fue nombrado “Ciudad mitad del mundo”. Hoy en día, Ciudad mitad del mundo recoge una de las mayores ganancias turísticas en el país, generando que miles de personas crean en la ilusión de estar paradas en el lugar exacto donde cruza el Ecuador.

 

Los Kitu-Cara y Caranquis nombraron aquel lugar ecuatorial como “el lugar del sol recto” — o en otras palabras — en donde el sol no proyecta sombra durante los equinoccios de verano e invierno, haciendo honor al alineamiento geográfico que pone al sol perpendicularmente sobre el Ecuador. Hoy en día, descendientes de los Kitu-cara continúan celebrando la no-sombra cada 21 de junio, después de la culminación del primer ciclo agrícola.


MAIO ALVEAR (nacido en San Francisco, 1993) es un artista interdisciplinario que reside en Quito, Ecuador. Su escultura instaurativa se enfoca en temas relacionados a la arqueología, la historia y la geopolítica. Alvear ha tenido exhibiciones grupales e individuales en Ecuador, México, Estados Unidos y Francia.